OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA INTIMIDAD Y AL LIBRE ALBEDRÍO

miércoles, 12 de septiembre de 2007

POESÍA LIBERTARIA EN INGLÉS/FRANCÉS


THE PARTISAN


When they poured across the border

I was cautioned to surrender

This I could not do

I took my gun and vanished.

I have changed my name so often

I've lost my wife and children

But I have many friends

And some of them are with me


An old woman gave us shelter

Kept us hidden in the garret

Then the soldiers came

She died without a whisper.

There were three of us this morning

I'm the only one this evening

But I must go on

The frontiers are my prison.


Oh, the wind, the wind is blowing

Through the graves the wind is blowing

Freedom soon will come

Then we'll come from the shadows.

Les Allemands étaient chez moi

Ils me dirent "résigne toi"

Mais je n'ai pas pu J'ai repris mon arme.


J'ai changé cent fois de nom

J'ai perdu femme et enfants

Mais j'ai tant d'amis

J'ai la France entiere.

Un vieil homme dans un grenier

Pour la nuit nous a cachés

Les Allemands l'ont pris

Il est mort sans surprise.


Oh, the wind, the wind is blowing

Through the graves the wind is blowing

Freedom soon will come

Then we'll come from the shadows.

(Escrita en 1943 en Londres por Emmanuel D'Astier de la Vigerie and Anna Marly. Leonard Cohen nos la dio a conocer)

2 comentarios:

Rafael dijo...

Uno tiene clara la teoria del Leviathan, por la que está demostrado que la Administración y dentro de ella, cualquiera de sus organismos, tiene la tendencia al crecimiento sin límites.
Después de leer estas últimas páginas del Blog, me queda la impresión que es difícil exponer de una manera más gráfica esta tendencia irrefrenable de intervenir y controlar. Al leerlas uno se siente agobiado y físicamente asfixiado por esta presión. Tantos ejemplos tan eficazmente expuestos.

Además, personalemente, espero yo poco de esta intervención. Las pocas veces que la he necesitado para mi supuesta protección, se me ha mostrado totalmente ineficaz. No por falta de actitud por parte de los funcionarios correspondientes, sino por la lógica del propio sistema.
Supongo que dejarlo como algo inevitable es conformismo malsano. Pero no se me ocurre, proponer la creación de una unidad que "controle los excesos de control". Cuanto mínimo, cuantas menos uidades mejor.

Mi respuesta particular se basa en un intentar vivir y contemplar la vida moderna desde cierta distancia, en vez de sumergirme en ella. Es la única posible defensa que se me ocurre ante el riesgo de sentirme "comido" por tantos excesos, excesos que no proceden tan solo de la Administración.

Debo añadir que a pesar de ello, la vida no me lleva a la necesidad de tomar la actitud del pintor libertario Victor Quadreny (personaje de novela) que titulaba un cuadro "La dona amb l'ampolla de lleixiu"; decía: "cuadro realista cien por cien; da mal olor a ropa sucia; la lejía es el símbolo de la limpieza càustica que hará el anarquismo. Junto a Germaine, los dos juntos soñaban en inventar una bomba capaz de destruir la humanidad en un instante y esto les hacia felices"

artesano dijo...

Rafael, gracias por tus elogios y por tu comentario.
Me alegro de haber conseguido crear cierta sensación de agobio vital. Si no nos sentimos incómodos es difícil que prestemos atención al tema.

El ejemplo del pintor que soñaba con una bomba destructiva de la Humanidad me hace recordar la noticia que he leído recientemente sobre la existencia de un Movimiento que pretende la extinción de la Humanidad, pero en este caso de una forma más pacífica y voluntaria: dejando de reproducirnos para conseguir que la Naturaleza disfrute de nuestra ausencia.