Buscar en este blog

Cargando...

Intimidad violada

OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA INTIMIDAD Y AL LIBRE ALBEDRÍO

lunes, 7 de abril de 2014

Se va cerrando el circulo




Se va cerrando el círculo, y nosotros estamos dentro, como si fuera un gran panóptico, sin Intimidad y escudriñados en todos nuestros movimientos, en nuestras conversaciones, ¿también en nuestros pensamientos? ... todo llegará.

Todo sabemos que el controlador, el vigilante, el policía, el contable, son como el Inspector de Hacienda, insaciables en necesitar medidas controladoras que hagan más fácil su trabajo. Les importa un carajo todo lo que no sea lo que creen que es cumplir con su deber, un sacrosanto deber que no se puede equiparar al resto, por su inmensa importancia.  

Como dicen los antiguos, contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. El problema surge cuando la Dirección de la empresa, o nuestro deslegitimado Gobierno, le hacen caso. Así se consigue que toda la empresa o toda la ciudadanía queden prisioneras de unas normas que dejan de ser un medio más, para acabar siendo el Fin absoluto de la organización. 

Son normas que se publicitan muy bien entre los cándidos, los despistados o los temerosos, ya que  son por el bien de todos pero que nos amargan la vida o nos la mutilan. Siempre estarán justificadas por el fraude fiscal, por la guerra contra las drogas, por la lucha contra el terrorismo, ...

 ¡Sin Anonimato no hay Intimidad y sin intimidad no hay Vida.

Fijaros en la progresiva imposibilidad del anonimato en nuestras ciudades y Estados.
Espero equivocarme pero cada vez veo más próximos los grandes avances que serán definitivos: desaparición del dinero en efectivo para evitar el fraude fiscal y el blanqueo de dinero, y obligación caminar por la calle con un chaleco de alta visibilidad, para evitar que nos atropelle un coche, y con el nº del DNI en grandes caracteres en la espalda, por si acaso.
¿Es el mundo que realmente queremos? Mientras, la corrupción de nuestros políticos campa a sus anchas.

La Ley de Seguridad obligará a identificarse con el DNI para usar locutorios y cibercafés

 

martes, 28 de enero de 2014

jueves, 16 de enero de 2014

USO TERAPÉUTICO DEL LSD



"Pedí un té caliente. Mientras sostenía la taza de té viví una experiencia muy intensa.
La taza se convirtió en el mismo Universo y todo apareció extremadamente claro y real.
El color de la taza, entre marronoso y verdoso, se fundió en un remolino que todo lo albergaba.
No había más preguntas; la vida, la muerte y el significado de las cosas: todo estaba allí.
Yo siempre había estado allí, todos nosotros habíamos estado. Todo se fundía en la unidad.
El miedo no existía; la muerte, la vida: todo era lo mismo.
La circularidad del remolino abarcaba todo lo existente.
El intenso deseo de que todas las personas llegaran a conocer que el Universo está en todas las cosas.
La lagrima que resbalaba por mi mejilla, la taza: ¡todo!
Pensé, qué armonía hay detrás del aparente caos.

Ahora, intento compartir todo lo que puedo de esta experiencia que acabo de vivir, tratando de expresar lo inexplicable: que el miedo no existe, no es necesario.
Que siempre estamos en el camino hacia dónde vamos.
Con ser, es suficiente.
No hay necesidad de preocuparse, de hacer preguntas o de pensar. Solo ser.
Es importante que todos aceptemos el fluir de las cosas en nuestras vidas.
Los que han experimentado la muerte y el renacimiento psicoespiritual durante la experiencia con el LSD, han considerado dicha experiencia como un anticipo de lo que les sucedería en el momento de la muerte biológica. Y debido a ello, han dejado de temer a la muerte y ahora consideran el morir, como una aventura fantástica.

Me  indigna que una terapia tan prometedora como la del LSD, haya sido prohibida por los de siempre.   
Grof dirigió el último programa de investigación utilizando LSD, entre 1967 y 1974.  Con enfermos terminales de cáncer obtuvo unos resultados muy beneficiosos al conseguir:
- alivio o eliminación del miedo a la muerte.
- alivio de dolores intratables
- alivio psicológico (tensiones, depresión, ansiedad) y aumento del entusiasmo y empatía vital. Las personas se sienten renacidas y purificadas.
- mejora de las relaciones familiares
- profunda apertura espiritual sin ninguna relación con las religiones.