OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA INTIMIDAD Y AL LIBRE ALBEDRÍO

martes, 4 de marzo de 2008

EL VOTO ÚTIL, EL VOTO INUTIL Y EL NO VOTAR

Votar o no votar, esa es la cuestión
Votar es necesario pero no suficiente. La Democracia es mucho más que votar cada 4 años. Que no nos confundan.Nos dicen que con el fin de las ideologías se considera al ciudadano no como “votante”, sino como “consumidor” por lo que se ha inventado el Marketing Político que aplica los principios de la publicidad a este campo concreto. Me indigna que podamos renunciar a la ideología por muy satisfechos que estemos de nuestro altísimo nivel de vida. El movimiento neoliberal imperante está llevando acabo una verdadera revolución silenciosa para despolitizar al Estado y a la ciudadanía, al igual que siempre hicieron las dictaduras.
Las campañas electorales ahora son campañas publicitarias y el Neuromarketing político avanza por lo que habrá que estar muy atento a sus logros para intentar anular sus tretas.
Muchos abstencionistas crónicos o recién llegados sufren el llamado Síndrome de Indefensión (llegas a la conclusión de que hagas lo que hagas no cambiarán los acontecimientos) o no encuentran una oferta estimulante que les motive a votar.

Eulàlia Solé en La Vanguardia del pasado 22 de febrero hacia una interesante reflexión sobre la participación ciudadana en la política que reproduzco en parte:
Barcelona ha puesto en marcha un programa de actuación municipal para el periodo 2008-2011, y para ello ha solicitado la participación ciudadana. Ahora bien, ¿cuántos han sido los participantes? Sólo 26.281 ciudadanos (un 1,64% del 1.600.000 habitantes). El desinterés resulta excesivo. Cualquiera desahoga su malestar y expresa sus opiniones en familia o entre amigos, pero cuando tiene ocasión de manifestarse ante sus representantes en el gobierno municipal, calla y otorga.
Son personas que deberán plantearse qué hacer en las próximas elecciones. ¿Irán a votar o se quedarán en casa, rumiando insatisfacciones? Bajo la capa de la abstención se guarecen tanto los indiferentes como los disconformes con el sistema, o con los políticos en particular. Es la actitud del caracol, que se esconde bajo su caparazón dejando que todo siga igual, sin moverse un ápice para cambiar algo.
Siempre he sospechado que la mayoría de los abstencionistas tienen poco de conservadores y votarían opciones progresistas si superaran su desencanto.
No participar no excluye que otros sí lo hagan, imponiendo así sus intereses
.
.
El voto “útil”
Desde aquel 15 de junio de 19 77 llevamos 30 años votando y muchos aparte de las primeras elecciones casi no hemos vuelto a votar con ilusión a favor de una opción suficientemente atractiva. Hubo un momento en que mucha gente dejo de votar “a favor de los tuyos” para votar “en contra de otros” para que no ganaran.
Y ahora nuevamente nos toca decidir contra quien hay que votar. Una mayoría acabará emitiendo a desgana un voto “útil” a favor de una de las opciones mayoritarias. Más bien es un voto contra las otras opciones cuya victoria produciría alergia en el votante.

En defensa del llamado voto “inútil”Muchos políticos consideran desperdiciada toda papeleta de voto y cualquier opción política que no beneficie a los grandes partidos. Desde la izquierda, se ve como una traición que un pequeño partido progresista se presente de manera independiente a las elecciones, y le pueda restar votos útiles para la honrosa tarea de frenar a la derecha.

Soy defensor apasionado del voto “inútil” y aquí dejo algunos argumentos a favor de este voto “inútil”:
El voto para los pequeños partidos es esencial para la democracia. Muchos no nos consideramos representados por los grandes partidos y nos negamos a aceptar el chantaje que consiste en decir "vótame a mí, porque si no van a ganar los otros"; para evitar un mal menor.Votar a los grupos minoritarios enriquece los programas políticos y recuerda a los partidos poderosos que las tragaderas de los ciudadanos tienen un límite. Estos, acabarán incorporando a sus programas ciertas opciones minoritarias de éxito.
Gracias al voto inútil aparecieron partidos como Los Verdes en Alemania que han ejercido una gran influencia en su sociedad.
Precisamente un argumento a favor del llamado voto inútil es dar fuerza a iniciativas renovadoras.
Quizá así se pueda socavar la tendencia a convertir a los partidos en paquidérmicas maquinarias cuya única función es obtener el poder.
Los pequeños partidos muy probablemente nunca obtendrán la mayoría pero quizá no es ese el objetivo de los esforzados ciudadanos que los crean y los mantienen contra viento y marea.
Como nos dice Sergi Pàmies en La Vanguardia para voto inútil, el que tantas veces le dimos a un diputado que luego se limitó a seguir la disciplina del partido a la hora de votar. El día de la votación no puedo quedarme en casa ni puedo mostrarme “útil” porque entonces yo mismo me convertiría en inútil para la Democracia. Todos los votos cuentan y son útiles a la Democracia.
Para dar más oportunidades a los partidos minoritarios quizás habría que dar a todos una subvención como se hace con las asociaciones o con las películas.

Los que votan en Blanco prefieren este gesto testimonial a la abstención porque creen que así se visualiza mejor su discrepancia. Esta opción apenas tiene valor mientras no se consiga que estos votos se traduzcan en escaños vacíos para recordar a sus Señorias la insuficiencia de su oferta.
.
La oferta
La mayoría de los 92 partidos y coaliciones con candidaturas en las próximas elecciones son pequeñas organizaciones que no lograrán representación. Tan sólo 11 lo consiguieron en las anteriores elecciones. En Barcelona se presentan 33 al Congreso y 29 al Senado.
Nos hemos instalado en un bipartidismo simplista y empobrecedor, blanco/negro, derecha/izquierda, norte/sur, buenos/malos, cuando la realidad política tiene tantos matices como la paleta de un pintor.
Vamos a repasar algunas opciones desconocidas y potencialmente interesantes.

Para los más conectados
La Asamblea de la Votación Electrónica, nace con el objetivo de representar a quienes se suelen abstener o votar en blanco. Si lo consiguen, los ciudadanos podrán participar directamente en el Congreso a través de Internet. El partido no tiene programa y se compromete a no gobernar. Simplemente trasladarán las resoluciones de una asamblea electrónica al Parlamento.

Para los descontentos
Una opción atípica dentro del variopinto mundo de las candidaturas es la de Escons Insubmisos-Alternativa dels Demòcrates Descontents (Escaños Insumisos-Alternativa a los Demócratas Descontentos) sostenida por ciudadanos sin voluntad de ejercer como políticos, pero con irresistibles ganas de regenerar el sistema democrático actual.

Intolerantes abstenerse
La Representación Cannábica Navarra que pretende la legalización del cannabis.

Fumadores abstenerse
El Partido de los No-Fumadores respeta a los fumadores y su derecho a fumar siempre que no perjudique la salud de los no fumadores.
Para los solidarios
Por un mundo más justo (PUM+J) intentan luchar contra la pobreza y promover la justicia global. El desarrollo económico de los países del Sur es posible, y nos proporcionará una fuente de riqueza, de estabilidad y de Paz.

La crispación y el pesimismo benefician a la derecha. Es la doctrina del miedo, de la crisis, de lo mal que vamos y el nosotros te salvaremos”. (Xavier Oliver, Ex presidente de BBDO España y profesor del IESE)

Actualización
El Consejo de Ministros, aplicando la legislación que prevé la financiación de Partidos políticos en proporción a los votos obtenidos, ha aprobado este miércoles uno de mayo las subvenciones para 2008 por un total de unos 63 millones de euros. Únicamente se pueden beneficiar las formaciones con representación parlamentaria.
· el PP recibirá 26,4 millones de euros.
· El PSOE 25 millones. El PSC 4,3 millones
· CiU 1,9 millones
· IU 1,4 millones
· PNV 883.000 euros
· ERC 732.000 euros.
· UPyD 582.217 euros
· BNG 480.872 euros
· CC-PNC 418.208 euros
· IpC-Verds 372.877 euros
· UPN-PP 347.308 euros
· Na-Bai 166.607 euros

4 comentarios:

Rafael dijo...

Yo más que partidario del "voto inútil" soy partidario de la "inutilidad del voto". La elevada abstención que suele haber en el país es signo del elevado nivel del mismo. La gente se da cuenta que no hay ni alternativas ni debate. Hay una pura bronca personal en los medios, y en esencia, a aparte de algunos temas simbólicos que por cosas de la vida moderna cogen gran vuelo, no hay diferencia. Entre Zapatero y Rajoy, por mucho que se enfaden y se acusen de faltar a la verdad hasta la saciedad, me caen igual de simpáticos, y el modelo en esencia será el mismo. En el Congreso en vez de tener a tantos cientos de diputados (ya no digamos el Senado, del que ya no se cuentan los resultados a la hora de valorar quién ha ganado)llevando una vida de privilegio, sería mejor reunirse sólo los cuatro líderes de los partidos que lo componen, con una cualificación del voto de tantos, para cada votación.
¿Cómo incidir en los cículos del poder? Gran cuestión a discutir. No tengo la respuesta, pero tengo claro que yendo a votar, no. Repito me caen igual de simpáticos Zapatero que RAjoy, con asignatura Educación para la Ciudadanía o con la asignatura de Religión. Me es indiferente. Ergo dixit-

artesano dijo...

Me gusta eso de “en lugar del voto inutil, la inutilidad del voto” aunque no lo comparto más que estéticamente. Afortunadamente, podemos elegir a los gobernantes por mayoría de votos y malo el día que no sea así.
La Abstención llevada al extremo permitiría la elección del Gobierno por un único voto frente a la abstención del resto de millones del Censo. Sería una situación curiosa ¿no?

acalpixca dijo...

¡Hola!

Bueno, yo soy del 1,64% de barceloneses que contestaron la encuesta del PAM, pero la sensación que me ha dejado la experiencia es bastante agridulce... algo así como si hubiese echado el papelito, rellenado con cierto esfuerzo, en una papelera.

Yo voy a votar, y animo a todo el mundo a votar, porque aunque el sistema sea imperfecto es el mejor que hemos tenido en la vida. No hay que dejar que nos lo arrebaten "por falta de interés", por no llegar ni al 35% de votantes que se molestan en votar. Lo que hay que hacer es empujar, mejorar, desde la crítica, desde donde sea... pero que no nos lo quiten. Porque si no, se dejará de escoger con votos, y ganarán los que tengan la pistola más grande.

La diferencia cualitativa es grande.

Saludos.

artesano dijo...

Después de muchos años de ejercer de Abstencionista radical, con la única excepción del Referendum para Salir de la OTAN, llegué a la conclusión de su inutilidad y desde hace un tiempo me declaro converso y activo votante.

También participé en la encuesta del Ayuntamiento de Barcelona pero mis expectativas eran pequeñas. Estoy muy acostumbrado a su marketing político.