OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA INTIMIDAD Y AL LIBRE ALBEDRÍO

martes, 28 de agosto de 2007

LA COMISIÓN DE LIBERTADES E INFORMÁTICA (CLI)

Es el defensor más activo e influyente que tenemos y desde aquí mi reconocimiento y una ovación virtual, a pesar de determinadas discrepancias que ya he manifestado anteriormente.


La Comisión de Libertades e Informática (CLI) comenzó en 1990 como una Comisión de carácter no gubernamental para convertirse en 2003 en una Asociación que está integrada, además de por expertos y personas interesadas en el objetivo de la protección de los datos de carácter personal, por las organizaciones siguientes:
· Asociación de Internautas
· Asociación de Doctores, Licenciados e Ingenieros en Informática
· Asociación Pro Derechos Humanos de España
· Asociación para la Promoción de la Investigación y la Consultoría Estratégica
· Comisiones Obreras
· UGT
· Confederación de Consumidores y Usuarios
· Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública

En 2003 la Junta Directiva estaba compuesta por Antonio Farriols (presidente), Carmen Sánchez Carazo (vicepresidenta), José Manuel Ferrer (vicepresidente), Rosa Abad (secretaria), Bárbara Yuste (tesorera) y como vocales Ernesto Quílez, Francisco González, Víctor Domingo y Luis Acebal.
Son socios de honor el magistrado del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín, y el catedrático de Derecho Constitucional, Diego López Garrido.

Datos de contacto: comparte sede con la Asociación Pro Derechos Humanos en la C/ Ortega y Gasset, 77-2ºA; 28006 Madrid. Tlfno.: 91 402 32 04 y Fax: 91 402 84 99; asociacioncli@yahoo.es
Lamentablemente no tienen una Web informativa a la que recurrir. Les animo a que en el futuro puedan tenerla (supongo que precisarán más voluntarios para ello)

4 comentarios:

Rafael dijo...

Vamos a ver. Recibo cada día mensajes personalizados en el correo electrónico privado y en el del trabajo. Mensajes no deseados dirigidos a mi nombre.
Recibo mensajes no deseados en el móvil.
Cada mañana me encuentro mi buzón tradicional lleno a tope de lo que se ha convenido llamar, "correo comercial". Unos cuantos sobres a mi nombre.
Recibo llamadas telefónicas dirigidas a "querido rafael". Llamadas contra mi voluntad.
Cuando viajo a un país fuera de la UE, me obligan a rellenar una ficha con mis datos; si no, no me dejan entrar: Al viaje siguiente creo que consultan en la pantalla lo que saben de mí.
Los hospitales, las comisarias de policia, los supermercados, los partidos políticos (quienes me envian mensajes personalizados), creo que todos ellos saben de mí.
Creo que me quedo muy corto en la relación.
Lo tengo asumido, que todo el mundo sabe de mi, pero tal como dices, no me gusta. Bueno es saber que hay tantos organismos creados para evitar esto. Parece que la lista es casi tan larga como la de organismos e instituciones que saben de mi.
¿Está la culpa en mi pasividad? ¿Crees que debería denunciar, (como has hecho tú, siendo la respuesta tan eficiente) todo mensaje que me envian sin mi permiso?
Si no tengo antecedentes penales, ¿qué función hace mi pasaporte y mi DNI? Porque me molesta más que sepa de mi la policia que el supermercado.

artesano dijo...

La problemática que describes es la habitual. La intensidad de respuesta de cada uno siempre es personal y como ves soy partidario de la defensa activa y pasiva. La protesta educada y fundamentada tiene dos efectos positivos. El primero es el de intentar anular una acción que te ha perjudicado personalmente. El segundo es el beneficio general para la Sociedad. Si no hay quejas, no hay mejoras, las buenas críticas deberían recompensarse de alguna manera ya que hacen mejorar cualquier servicio.

Un ejemplo. Recientemente, al rellenar una Solicitud ante una Administración, observé que una de las casillas obligatorias pedía mi Estado Civil que a mi entender no tenía relación alguna con el objeto de la Solicitud. He puesto un correo electrónico a dicho Organismo manifestándole mi preocupación y me han contestado educadamente que lo están estudiando. Si finalmente su respuesta no me convence, lo denunciaré formalmente en la Agencia de Protección de datos.

De buena tinta dijo...

Sobre la Cli habría mucho que decir. Empezó haciendo una buena labor pero actualmente se ha convertido en integrista y además se ha politizado. Carmen Sánchez Carazo es concejal del partido socialista en Madrid y sólo pone denuncias cuando quiere perjudicar al PP y salir en la prensa. Sin embargo nunca denuncia cuando la vulneración de la Protección de Datos la ha hecho el partido al que pertenece. La política anula la independencia y eso le está pasando a la CLI

artesano dijo...

“De buena tinta”, gracias por tu comentario.
A pesar de haber buscado información sobre el funcionamiento interno y de las personas responsables de la CLI no he conseguido averiguar casi nada. ¿Alguien tiene más información?