OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA INTIMIDAD Y AL LIBRE ALBEDRÍO

miércoles, 2 de enero de 2008

AMY GOODMAN, LA HUMANA VALIENTE

Como ya he comentado antes (ver “Control y censura en la prensa”), una de las causas de los problemas que aquejan a nuestra Democracia y por tanto a nuestra Libertad es que la Prensa predominante ha dejado de ser un contrapoder suficiente para que los verdaderos poderes no crezcan en demasía a costa de nuestros derechos.
Rebelión nos regala hoy un excelente artículo de Hernán Zin en La Voz de Galicia sobre la estadounidense Amy Goodman creadora del programa de radio y televisión «Democracy Now!», estupendo referente de prensa independiente que ha conseguido una audiencia millonaria en un país en que la mayor parte de los medios de comunicación son propiedad de seis grandes empresas.
Además la Web de esta publicación es bilingüe ingles/español.

El periodismo se encuentra entre quienes tienen poder y la gente de la calle. Debe servir para controlar a los poderosos y para dar voz a la gente ordinaria. Sin embargo, en este país, el periodismo responde solamente a los intereses de las grandes compañías. Ellas son las que dictan la información que reciben los espectadores. Por eso, un programa como el nuestro, hecho con tan pocos recursos, tiene una repercusión tan grande. La gente quiere saber la verdad, quiere que su opinión sea tomada en cuenta” (Amy Goodman)

Amy Goodman ha escrito En la cama con el enemigo sobre la estrecha relación que existe entre el Poder y los medios de comunicación en su país.

1 comentario:

Rafael dijo...

Sí diria que aquí está la clave del nivel de democracia en un país. Es tanta la influencia de los medios de comunicación que si éstos no son relativamente independientes no hay nada que hacer por muchas reformas de la leyes electorales que se hagan. Lo medios manipulan o crean la opinión pública en vez de representarla o simplemente
recogerla.
Diría que en nuestro país no hay espacio para dar lugar a una prensa que haga negocio gracias a su prestigio y por tanto su móvil principal sea ganar lectores por su prestigio propio e independiencia.
Todos los periódicos están alineados con los grupos de poder y su finalidad principal es favorecerlos. Unos con unos, otros con otros. Están al servicio no de sí mismos sino de otros sectores de la sociedad.