OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA INTIMIDAD Y AL LIBRE ALBEDRÍO

lunes, 16 de abril de 2007

MILES DE OJOS TE VIGILAN


Beneficios de la Videovigilancia
· Aumento de la seguridad
· Ayuda a la policía para identificar a los delincuentes
· Constituye una prueba judicial para castigar al delincuente

Efecto disuasorio de la videovigilancia
La instalación de cámaras de vigilancia, como ocurre con el resto de medidas de seguridad, tiene un efecto inicial disuasorio consiguiendo que la delincuencia se desplace a otro lugar. Digo efecto inicial ya que como todas las novedades, mientras son escasas y poco conocidas tienen gran impacto pero cuando se generalizan, el plus de disuasión desaparece porque probablemente los delincuentes aprenderán a anular su eficacia (anulando las cámaras antes de actuar, disfrazándose, etc.)

El efecto disuasorio puede obtenerse de varias formas:
· El sistema de videovigilancia generalmente incluye un grabador pero en ocasiones no lo hay y simplemente se visiona la imagen en el monitor.
· Situando la cámara en lugar bien visible con un Monitor que muestra al público las imágenes, como ocurre en muchas sucursales bancarias.
· Colocando la cámara en lugar visible pero el monitor en lugar oculto para que no se tenga certeza de lo que se visiona. Si ocultamos cámaras y monitores, no habrá efecto disuasorio y las imágenes solo tendrán una finalidad probatoria.
· Una interesante solución es colocar cámaras que no funcionan o simples carcasas que producen el mismo efecto disuasorio pero de forma mucho más económica y sin afectar a la Intimidad de nadie.

¿Qué eficacia real tiene la videovigilancia?
Además del ya citado efecto disuasorio, las imágenes captadas por los sistemas de videovigilancia también sirven a la policía para aclarar numerosos delitos y pueden tener valor probatorio ante el juez. Teóricamente se puede decir que se consigue aumentar la Seguridad en un lugar determinado. Pero para que en la realidad la eficacia sea completa es necesario que:
· El sistema tenga el mantenimiento suficiente que consiga que funcione correctamente a lo largo del tiempo. Cuando se produjo el atentado terrorista en Londres parece ser que las cámaras del autobús estaban averiadas y no pudieron grabar a los terroristas.
· Haya suficiente personal, con la formación necesaria, para observar las filmaciones en tiempo real las 24h y que pueda avisar en caso de observar un delito. También hace falta suficiente policía para que acuda a prestar ayuda a tiempo al escenario del delito. Cuantas más cámaras, más personal. Mantener la atención permanente sobre varios monitores es una tarea difícil.
· En caso de que no se pueda actuar con la suficiente rapidez para impedir el delito, la filmación solo tendrá utilidad como herramienta policial para identificar y detener posteriormente al delincuente o como prueba.
· Hay que tener en cuenta que la legislación establece un plazo máximo de 72h desde que se produce la grabación hasta que se presenta al Juzgado.
· Cuando el uso de cámaras sea masivo, los delincuentes acomodarán su actuación: ocultando el rostro con un disfraz, gorra, casco, gafas sol, etc. o disfrazándolo como buenos actores. También jugarán con la rapidez de su actuación y el plazo de respuesta en desplazarse la policía al lugar (cosa que por falta de efectivos cada vez se alarga más) ya habrán desaparecido.

“La mayor parte de los estudios realizados sobre el impacto de la videovigilancia muestran que es limitado y poco duradero. No altera la naturaleza de los delitos. Contribuye, en el mejor de los casos, a que se desplacen por unos meses a zonas menos controladas. Son obviamente inútiles contra quienes están decididos a morir. No sirven para disuadirlos auque si para agarrarlos después de los hechos” (Francis Pisani)

Hay un caso, posiblemente excepcional, en que la Videovigilancia beneficia a todos. Se trata de la vigilancia con cámaras en las comisarías de policía que evita la tentación de los malos tratos y defiende la correcta actuación de los policías frente a las falsas denuncias por malos tratos.

2 comentarios:

Rafael dijo...

Aumenta la sensación de inseguridad, lo que a veces en vez de por propia experiencia de los percances y situaciones de riesgo vividas, es por el efecto de que cualquier accidente ocupa las primeras páginas de los medios, convirtiendo lo excepcional en regla. Los trenes de cercanías son ya puestos como situaciones de riesgo. Mi experiencia es que los he utilizado bastante y nunca he tenido ningún percance. Será cierto que al aumentar la población flotante y marginal, son más los individuos que se dedican a acosar a los demás. Pero me niego a aceptar que la situación haya llegado al extremo de tener que militarizar nuestra vida social. El riesgo es todavia menor de lo que la percepción pública muestra. La tendencia actual hace cuestionar el modelo de sociedad, yendo la calidad de vida disminuyendo al mismo tiempo que los índices de renta per càpita aumentan.

Buenas sean las iniciativas que van en la línea de sensibilizarnos y mostrarnos que no vamos bien, por mucho que aumente el bienestar material.

artesano dijo...

La sensación de seguridad puede ser en la práctica tan importante o más que el nivel real de seguridad. Siempre ha dependido de nuestras experiencias personales y de las de nuestro entorno pero desde que vivimos en una Sociedad Mediática, depende fundamentalmente del bombardeo de la prensa.
lo que es inadmisible es que determinados problemas se enquisten sin solución creando una peligrosa sensación que culpabiliza a la Democracia, por incapaz de solucionarlos.